Respeto ante todo, pero…

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Os oprime la corrupción?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Cómo cambiar esto?

¿Qué está sucediendo? ¿Por qué hay tanta injusticia? ¿Dónde queda la libertad y los derechos humanos? ¿Somos simplemente “cifras” para la sociedad? ¿Cómo podemos acabar con esta desequilibrada situación?

Elaboré el otro día un pequeño esquema, basado en mis ideas y pensamientos. Simplemente se trata de un minúsculo desarrollo de lo que creo que está sucediendo. Os lo intentaré redactar:

Es evidente, que vivimos en un mundo lleno de gente. Por lo tanto, estamos determinados a vivir en sociedad. A veces, nos puede resultar algo pesado o incluso molesto soportar a otra gente con la que no tenemos nada en común, sin embargo doy gracias por la diversidad, no me gustaría vivir con personas completamente iguales a mí. Pero hay momentos en los que los más fuertes, no nos permiten ni respirar; me refiero a los altos cargos de gobierno o a las prestigiosas instituciones nacionales, por ejemplo.

Llegados a este punto, es fácil determinar que dentro de nuestro mundo, podríamos ser clasificados en “rectos y corruptos”. Me di cuenta de que los que nos consideramos justos y en parte víctimas de algún abuso social, podríamos actuar de tres maneras: callándonos, criticando de manera no- constructiva, o ejecutando deliberaciones propias en favor de nuestros derechos – constructivamente-. Para ello, es evidente que nos debemos basar en algo, tener un modus operandi. Pensé que quizá podríamos basar esta incógnita en las leyes, para diferenciar lo legal de lo ilegal (pero me di cuenta de que muchos de los corruptos de este mundo tomaron este camino; por lo tanto quién me garantiza a mi no caer en la corrupción también?; en la filosofía, para descubrir el quid de las cosas, que nos llevará hacia el fin del hombre en esta  vida; o en la religión, donde encontramos un gran abanico de posibilidades. Pero centrándonos en la religión católica, formada por Dios y los hombres – importante    detalle –.

Son preguntas que me suelo plantear, disculpad si no las expongo de manera sencilla y clara. Volviendo a lo anterior, creo que ninguna de las opciones es mala. Pero necesito fortalecer ese triángulo con un concepto infalible; la moral. Para poder desarrollar en perfecta armonía los tres pilares (la ley, la filosofía y la religión). Creo que la moral es muy importante para el hombre, porque facilita el discernimiento y nos desvela qué está bien y que no.

Dejando esto a un lado, cabría barruntar la posibilidad de preguntarse quién es el que está por encima de esto. Diríamos que por encima de nosotros: no hay nada, el hombre es autosuficiente; existe verdaderamente Dios; o él/ los que dirigen esto son divinidades diferentes de Dios. Se nos vuelve a plantear la existencia de otro triangulo de ideas con respecto a la creación del mundo (creación ex nihilo, creación de Dios, creación de “alguien” distinto de Dios).

Después de esto, mi propuesta es la siguiente:                                                                                                                                                                                  Creo que deberíamos adoptar un modus vivendi, basándonos en una filosofía moral cristiana. Es decir, estar interesados por la antropología a través de un método racional y cristiano, porque creo que es algo inteligente pensar en la existencia de Dios como Padre creador que respeta la libertad de sus hijos. Tanto si se dejan guiar con humildad por lo que la moral y la religión dicen, como si desgraciadamente no lo hacen así.

Me gustaría subrayar en lo comentado anteriormente que se debería evitar por todos los medios caer en los extremos del laicismo o el clericalismo. Ya que eso, podría ser un motivo de corrupción entre las gentes. Hoy en día, sería no muy complejo propagar y extender esto. Porque en pleno siglo XXI, los medios de comunicación como la radio, los periódicos, la TV (…) también Internet con sus infinitos pros – también con sus contras desafortunadamente- o incluso los libros; pueden ser las herramientas perfectas para la difusión de este proyecto.

Seguiré con la teoría en artículos posteriores, deseo que la critiquéis.

Pablo.-

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

El arte de educar

De vez en cuando, también se debe escribir cosas nobles y bellas. Porque el mal, desafortunadamente, suele tener siempre un papel protagonista en este mundo; lo que no significa que lo bueno este desapareciendo o que vaya a hacerlo.

Seguramente esté en nuestro alrededor, en el día a día, pero no solemos ser capaces de darnos cuenta. En este artículo me gustaría subrayar la figura de los padres, porque todos los tenemos o los hemos tenido.

La figura de un padre – entiéndase también la figura materna, claro- resulta siempre para un hijo un gran ejemplo, por no decir el referente más importante. Porque en cuanto se ve a un niño, o se disfruta de su presencia, no es muy difícil advertir su alegría o su tristeza, su autonomía o su dependencia, su perfecta disciplina o su pobre arrogancia… En definitiva, todo aquello que suele ser reflejo de sus padres.

Por eso mismo creo que es tan importante la figura de los progenitores, porque su propia presencia, su propio saber estar, su propia educación; son la receta perfecta para la elaboración de unos óptimos hijos. Porque aunque no os lo parezca, queridos amigos, la educación es una gran inversión y un tremendo esfuerzo, que a la larga produce unos bellos y jugosos frutos. Además es como el despegue de un gran negocio, la aventura de formar una familia – siempre de manera responsable-.

De ahí mi crítica a esta sociedad, por haber arrebatado a los padres el derecho de educar, y a la vez haber sido suplidos por las inmoralidades de la televisión o el imperio del gran rey de la selva, Internet.

Hace no mucho tiempo, un gran hombre, nos contaba una anécdota que él mismo presenció:

-“Era Domingo y de camino a casa, me crucé por la calle a un matrimonio joven con su niño pequeño, que vendría a tener unos seis años. El pequeño tirano, le iba dando patadas a la desesperada madre. El padre totalmente bloqueado, le explicó lo más delicadamente posible -intentando no dañar los sentimientos de su pequeño monstruito-que no debía pegar a su mamá.” El narrador, nos hizo entender que sin caer en los malos tratos, había que hacerle ver al niño que no era ese el comportamiento que siguen el resto de los niños a la hora de relacionarse con sus padres. Añadió además, que si el padre en ese momento debía zarandear a la criatura para enseñarle cual era la jerarquía familiar, no debía dudar en hacerlo. Para finalizar añadió: “Puede parecer una anécdota idiota e insulsa, pero así empiezan los “valientes hombretones” que maltratan a sus padres.”

Ya sé que es muy difícil, pero cuando un hijo se os ponga tontico, quizá lo mejor sea aplicar una sabia disciplina a tiempo, que no llevarse disgustos el día de mañana.

Pablo Guallar.-

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Lo siento, pero NO al aborto!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Monótona terquedad

Para nuestra fortuna, hemos sido rebozados con una ideología tan pringosa como la pez. Además una vez pasados por la sartén, “cuando ya nos tienen fritos”, cada uno decide si caer en el plato del ultraderechismo más absoluto o en las bonitas y rebosantes bandejas del izquierdismo más radical. Aquel que no me crea, sólo ha de fijarse en los prejuicios que deambulan por nuestra España no tan profunda: “Si eres un hincha del Barcelona eres un rojo y si lo eres del Madrid un facha!”. Pero qué absurdo, ¿no os parece?

En definitiva, estoy seguro de que se trata de una falta de madurez en las personas. Ese profundo rencor que nos oprime y nos aparta del perdón; me estoy refiriendo a las heridas que provocaron aquellos tres diabólicos años en nuestra nación. La Guerra Civil.

Es gracioso, porque si te paras a pensarlo más del 90% de los españoles, no estuvimos ahí. Pero lo que no debería resultarnos tan chistoso es el inadecuado uso de nuestro carácter, porque este odio ha recorrido nuestros hogares tan rápido como la pólvora.

Me parece que sería un craso error no apuntar que esto es España, es decir, el lugar donde no aprendemos de los errores ni a la de tres. O por lo menos, eso es lo que nos dicen los embrollos nacionales a la luz de la historia.

Creo sinceramente que no se trata de vengar lo que nos parece incorrecto o injusto, aunque suene muy noble y caballeresco. Sino de olvidar de una puñetera vez aquello que ya no podemos cambiar. Sí, pero: “¡Mataron a mi abuelo!, ¡Violaron a mi madre!, ¡Todavía no sabemos dónde están los cuerpos yacentes de nuestros seres queridos!”…

Son declaraciones que a nadie dejan indiferente. Pero he de deciros que no progresamos en nada, si no damos un salto a favor del desarrollo de esta sociedad; por muy duro y laborioso que nos parezca.

Hemos de tener presente muy menudo, que somos los únicos personajes capaces de transformar la realidad – ya sea para bien o para mal-. Además estoy seguro de que cumplir este propósito no puede resultarnos tan difícil, siempre y cuando estemos dispuestos a dejar la terquedad montañesa o la sureña doblez en casa.

En definitiva queridos amigos, que debemos tener la elegancia de enseñarles a todos aquellos que están por llegar; la venida de una España mucho más inocente que no ingenua y el resurgimiento de un país mucho más astuto que no corrupto. De esta manera, seremos capaces de no volver a recaer en nuestros propios errores.

Pablo.-

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“¡Mirad qué maricón!”

Queridos amigos, ciertamente me es un tanto difícil y vergonzoso publicar el primer artículo de este blog, ya que es la primera vez. No obstante como dije ayer, lo procuraré hacer con el mayor respeto, entusiasmo y cariño posible; si no es así, os ruego que me corrijáis.

Durante estos últimos días, he estado consultando con la almohada qué es aquello de lo quiero hablaros. Creo haber llegado a una conclusión; empezar este proyecto con un pequeño artículo sobre un tema muy universal. Me gustaría hablaros de la homosexualidad. Además es un “estilo” muy tendencioso de actuar en nuestros días. Podríamos decir también, que es un asunto aparentemente muy moderno y liberal; pero estoy dispuesto a intentar cambiar vuestra postura.

Ya en Grecia, la cuna de nuestra historia clásica se hacían presente de manera poco ortodoxa pero si respetada. Me refiero a ciertos ciudadanos, los cuales practicaban la homosexualidad siempre bajo “unas normas jerárquicas”, que más adelante se acuñaron con el término pederastia; esto es, las parejas estaban formadas por un varón adulto, rico y dominante y a su vez por un joven de menor prestigio social (un esclavo, un adolescente…) –qué insensatez me diréis- pues sí, tenéis toda la razón.
Con lo respectivo a las mujeres sabemos pocas cosas, aunque hubo en aquellos momentos una mujer: Safo de Lesbos, poetisa, de inclinación bisexual que se dedicó a escribir poemas hacia otras mujeres a las que admiraba y con las que seguramente flirteaba.

A la luz de la cronología histórica, empezando por Aristóteles y Alejandro Magno (…) en la época clásica, Miguel Ángel Buonarroti y Caravaggio (…) en el Renacimiento y el Barroco, siguiendo con Federico II el Grande, rey de Prusia en el s. XVIII (…). Bueno ya me entendéis, que han sido unos cuantos todos aquellos que han destacado por sus ideas anti- heterosexuales o simplemente bisexuales y de la misma manera las mujeres. A la primera conclusión que quiero llegar, es que todo este movimiento ya fue explotado en aquel tiempo y por lo tanto no se trata de algo novedoso y moderno, todo lo contrario.

Puedo deciros que soy yo, el primero en querer la felicidad de las personas. Pero desgraciadamente se utilizan unos medios algo confusos y erróneos hoy en día, que a la larga dejan secuelas y heridas muy profundas. Por lo tanto, mi actitud es de inmenso respeto hacia estas personas equivocadas. Muchas de ellas, han sufrido traumas infantiles que les han ocasionado grandes holocaustos ético- psicológicos, por lo que son verdaderas víctimas. Pero hay otras que ejecutan esta postura para juguetear con nuevas formas de placer ya que han aborrecido las anteriores o su ansia y su concupiscencia es inabarcable. En fin, no lo sé, tampoco quiero juzgar a nadie. Os contaré una anécdota:

El verano pasado iba paseando por una de las grandes avenidas de Zaragoza y vi dos chicos cogidos de la mano. En un santiamén nos íbamos a cruzar, pero cuando nos quedaban unos cinco metros para ello, me escanearon de arriba abajo y ambos se detuvieron. En cuestión de segundos comenzaron a besarse apasionadamente con gran chulería y antinaturalidad.

¡He aquí mi denuncia!, por aquella molesta reivindicación; ¡Cómo si nos tuvieran que demostrar a los heterosexuales –en definitiva TODOS personas- que la homosexualidad es también una realidad que debemos aceptar! ¡Pues no!- Como decía antes, los puedo respetar, de hecho así lo intento hacer, pero no me puedo quedar indiferente ante esta situación que repercute en nuestra sociedad. Además, en ningún momento les hace más libres –como han intentado hacernos ver muchos medios de comunicación- sino que se convierten en esclavos de sus propios apetitos, desviados de la moral y de la razón.

Si de entre los que leéis estos paupérrimos pensamientos míos, hay algún padre o madre de familia, estaréis conmigo en que erigir una familia resulta siempre muy molesto, costoso e incluso purgante; pero sinceramente creo que me engañaríais si dijeseis que no resulta muy gratificante. A lo que me refiero es que todos en esta vida tenemos un fin y desde mi punto de vista, veo la homosexualidad como una falta de generosidad. Son desgraciadamente personas muy confundidas y además cerradas a la vida, cuya única función es la búsqueda de un placer frugal e inestable que se tambalea incluso con la brisa del aleteo de los pájaros. No sé si me explico.

También puedo decir que es una postura totalmente antinatural, de la que se dan cuenta hasta los niños y jóvenes más inexpertos e inocentes –aparentemente, claro-.

Espero realmente que los que andan confundidos y sin rumbo, introducidos en este microcosmos, algún día vean la mala pasada que les jugó la vida o lo que es peor, la dichosa curiosidad; y así, puedan volver a adherirse de nuevo a la naturalidad. Que es a lo que todos hemos sido llamados, a ser normales, aunque no iguales.

Por último, me gustaría dar un repasillo a todos los exaltados/ radicales/ ultraconservadores, que nos aportan interjecciones como: ¡Mirad que maricón! O también ¡Asquerosas lesbianas!… Porque sacáis vuestras afiladas hachas de guerra, dando rienda suelta al atrevimiento de vuestra inútil ignorancia, mostrando un aparente predominio del asunto y un falso complejo de superioridad social. ¡Qué no hijos míos, qué así no se arreglan las cosas! Porque incluso todos estos confundidos personajes nombrados antes, ¡Sí hombre! , los escindidos de la heterosexualidad por la búsqueda de nuevas experiencias, pueden ser y de hecho son: “Personas mucho mejores que tú y que yo en otros aspectos”.

Un saluto cordiale e affettuoso,

Pablo.-

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios